Flash

Cierra la heladería “Monte Olivia”, emblema de Villa Devoto

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Uno de los locales gastronómicos más emblemáticos de Villa Devoto informó esta semana su cierre luego de 55 años de actividad. Se trata de la famosa heladería “Monte Olivia”, situada en la esquina de Nueva York y Fernández de Enciso, frente a la Plaza Arenales. Sus propietarios adujeron un alto costo del alquiler y la crisis derivada por la pandemia. La noticia causó fuerte conmoción en el barrio, a través de las redes sociales.

“Debido a la complicada situación económica que nos toca vivir originada por la pandemia y sumado al hecho circunstancial de que nos han fijado un alquiler excesivo en dólares, que nos resulta insostenible para nuestras finanzas, no podemos continuar con la actividad de nuestra querida heladería”, contaron los dueños de “Monte Olivia” este 17 de febrero.

En el texto de despedida, recordaron los comienzos del local. “En 1966 abrimos las instalaciones de nuestra heladería y desde entonces nos hemos sentido muy a gusto, acompañados por todos ustedes, compartiendo 55 años en forma ininterrumpida, en los que el placer fue mutuo, dado que nosotros los recibíamos cordialmente y ustedes disfrutaban con familias y amigos de este lugar casi mágico”, destacaron, en tono emotivo.

En un tramo de la carta, hicieron foco en el vínculo de “Monte Olivia” con el barrio de Devoto. “Acudimos a vuestra memoria colectiva para recordar los gratos momentos vividos en nuestro local y así mantener presentes esas imágenes, como una postal frente a Plaza Arenales, de algo que disfrutamos mucho en cada momento”, manifestaron.

Además de las razones esgrimidas por sus propietarios, el cierre de este local es el colorario de una complicada situación judicial entre sus dueños, ya que tras la muerte de uno de sus fundadores, había existido un litigio respecto al uso de la propiedad. Actualmente, “Monte Olivia” estaba a cargo de Salvador “Turi” Viscomi.

A eso se suma la llegada de heladerías premium como “Rapanui” y Lucciano’s, que quitaron clientes, pese a que el local en cuestión había logrado tiempo atrás superar la amenaza de “Freddo”, que fracasó en su intento de llegar a Devoto. El arribo de esas marcas, así como “Burger 54” generó un boom gastronómico en el entorno de Plaza Arenales, lo que encareció fuertemente el precio de los alquileres. Esto hizo que le fuera cada vez más complejo, en medio de la crisis, a “Monte Olivia” pagar el alquiler.

“La despedida no es fácil y trae congoja a nuestros sentimientos y espíritus”, cerró el triste texto final de esta querida heladería devotense.