Flash

La Puerto Rico, otro bar notable que cierra en la Ciudad

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

El año negro para la gastronomía, y fundamentalmente los locales de gran antigüedad en la Ciudad de Buenos Aires, no se detiene. “La Puerto Rico”, bar notable situado en el Microcentro, y con más de cien años de vida, cerró sus puertas debido a la crisis. Era muy utilizado por oficinistas que trabajaban en la zona y turistas, pero la imposición del teletrabajo y las restricciones al ingreso de visitantes calaron hondo de manera irreversible en este emblemático local.

“La Puerto Rico” se encuentra en Alsina 416, esquina Defensa, en la manzana del Colegio Nacional. La última vez que abrió fue el 31 de diciembre, y desde entonces se mantiene con las persianas bajas. Todavía no fue colocado el cartel de “se alquila”. Manuel y Ester Vásquez, de nacionalidad española, lo administraban desde hace 30 años, y tras la muerte del primero fue la mujer quien terminó haciéndose cargo de manera absoluta.

“La Puerto Rico” se especializaba por los distintos tipos de cafés que allí se servían, y tuvo como visitantes a personalidades de la talla de José Ingenieros, Niní Marshall y el poeta Enrique Cadícamo, en cuyo homenaje se instaló una estatua de tamaño real que recuerda su figura. Este bar se encontraba en el Casco Histórico porteño desde 1925, pero había abierto las puertas mucho antes, en 1887.

Este local gastronómico tenía un salón para 180 clientes, que desbordaba en cada mediodía cuando se acercaban los oficinistas de la zona. A su vez, era una opción muy elegida por turistas, especialmente los fines de semana cuando  hay alta presencia de ellos en las calles de San Telmo. Sin embargo, el prolongado cierre a causa de la pandemia resultó letal.

La supervivencia en esos meses solo se garantizó con la Asistencia al Trabajo y la Producción, del Gobierno nacional, y luego fue imposible. Ester Vásquez es aún dueña del lugar (que llevaba el nombre del primer país en el que el dueño, Don Gumersindo Cabedo, había vivido). Ahora, asegura el diario BAE, desconoce aún qué hará con el mismo.

La despedida de “La Puerto Rico” se suma a otras sufridas por distintos bares notables en la Ciudad de Buenos Aires, y centenares de otras tiendas del rubro de la gastronomía. Semanas atrás, se había reportado que Montecarlo, situado en Recoleta, no reabriría las puertas, así como el bodegón “El Obrero” de La Boca. Notorious y The Shamrock, emblemáticos para la cultura del jazz y de la comunidad irlandesa porteña, tuvieron el mismo final. Mientras que “La Flor de Barracas”, clásico del sur, volvió a abrir las puertas como cooperativa luego del retiro de sus últimos dueños.