Flash

Una de cada seis personas es pobre en la Ciudad de Buenos Aires

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires es el distrito más rico del país, y vive a su vez, el momento de mayores recursos presupuestarios de su historia. Sin embargo, no logra escapar a uno de los grandes flagelos del país: uno de cada seis habitantes del distrito capitalino está bajo la línea de pobreza. Si bien la situación es bastante menos crítica que a nivel nacional, el índice aumentó respecto al último año.

La información surge del estudio “Incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos”, a cargo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El mismo precisó que en la Ciudad de Buenos Aires había hasta el final de 2020 un 16,5 por ciento de su población en condiciones de pobreza. Esto equivale a casi 500 mil personas, 159.931 de ellos (5,3%), son indigentes.

El peso disminuye si se tiene en cuenta a los hogares, donde los pobres representan el 12,2 y aquellos que no llegan a ingresos suficientes para comprar la canasta alimentaria, el 3,9. En todos los ítems, la Ciudad se muestra marcadamente por debajo del promedio nacional, que alcanzó en la actualización de la última semana la cifra de 42% de la población bajo la línea de pobreza, unos 19 millones de argentinos.

El nuevo porcentaje porteño marcó una merma respecto a los números de comienzos de 2020, a pesar de los efectos de la crisis económica. En ese entonces, el informe había detallado que la pobreza era del 17,3 por ciento de la población. De acuerdo a los expertos, programas del Gobierno nacional como la Tarjeta Alimentar o el Ingreso Familiar de Emergencia permitieron que la situación no se ahonde en el contexto adverso, junto a otras medidas de emergencia social dispuestas por la gestión porteña.

A pesar de esto, el relevamiento “Incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos” precisó que la brecha entre los ingresos promedios de esta parte de la población y la cifra estimada para poder comprar la canasta básica es la más alta de los últimos cinco semestres, un 41,9%. Esto equivale a que el primer ítem está estipulado en $29.567, al tiempo que el otro, promedia $50.894, el valor que determina quién es considerado pobre y quién no.

Siempre según el informe, casi tres millones de hogares en la Argentina están bajo la línea de pobreza en los 31 conglomerados urbanos relevados. El resto, unas 7 millones de personas, reside fuera de ellos. La franja poblacional que más sufre el flagelo es la que abarca a los niños y adolescentes, de hasta 14 años, donde el índice escala hasta casi el 58% del total. Luego, comienza un paulatino descenso, considerando los promedios nacionales.