Flash

La Ciudad suspende las clases pero permite a no esenciales atender en la puerta

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

El Gobierno nacional dispuso un confinamiento estricto a lo largo de 9 días, entre el 22 y el 30 de mayo, con el objetivo de hacer caer la preocupante curva de contagios de coronavirus. La medida plantea un escenario similar al de marzo y abril de 2020, cuando rigió una “Fase 1” que tuvo a muy poca gente en la calle. A diferencia de las últimas veces, en que desde la Ciudad se resistieron algunas de las medidas, en esta ocasión en el distrito capitalino se aplicará por completo lo determinado en el Decreto de Necesidad y Urgencia.

Por eso, la gran novedad de este período es la suspensión de las clases. En una conferencia de prensa, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que la decisión no implica un cambio de parecer en su postura de defender a rajatabla la presencialidad. Pero expresó que por tratarse de tres días hábiles (el 24 y 25 de mayo son feriados), consideró avalar la no concurrencia a las escuelas. Prometió reponer esas tres jornadas en diciembre, al final del ciclo lectivo. Por ello, no se dictarán tampoco clases virtuales, en una decisión que generó críticas.

En tanto, otro de los pequeños cambios que tiene la Ciudad respecto al DNU que regirá en todas las grandes metrópolis del país tiene que ver con la atención para comercios considerados no esenciales. Estos no podrán recibir clientes dentro de sus espacios, pero sí tendrán permitido atender en la vereda para entregar mercadería comprada previamente por Internet o utilizar el servicio de delivery. No obstante, sus empleados no tendrán permiso para cruzar si es que vienen desde la Provincia, lo que restringe bastante la concurrencia.

Por su parte, los esenciales (principalmente, farmacias y supermercados), estarán abiertos, pero durante las 8 y las 18 horas, una franja menor a la que estuvo permitida en estas seis semanas.

71 cruces de ingreso y egreso de la Ciudad en General Paz estarán directamente cortados, y para el resto el Gobierno porteño prometió un operativo de seguridad para controlar que quienes desean entrar tengan el permiso para hacerlo. A su vez, habrá fuerzas desplegadas dentro de las calles y avenidas porteñas para detener a los vehículos y peatones para asegurarse que cuenten con autorización a moverse.

Los parques y plazas no estarán cerrados. Pero no podrá haber reuniones grupales ni estarán habilitados los juegos infantiles. Aún así, sí estará autorizada la práctica deportiva individual, o las salidas recreativas para caminar, incluso con menores de edad.