Flash

Piden declarar a la religión como “actividad esencial” y reabrir las iglesias

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Un proyecto de ley presentado en la última semana busca que la religión sea declarada una “actividad esencial” en la Ciudad de Buenos Aires. Esto implicaría la reapertura de los templos e iglesias, que se mantienen cerrados para las celebraciones en su interior desde el mes de abril.

El pedido lo presentaron el grupo de legisladores que responde a la “Coalición Cívica” de Elisa Carrió, dentro del oficialista “Vamos Juntos”. Se trata de los diputados Juan Del Gaiso, Claudio Cingolani, María Cecilia Ferrero, Hernán Reyes y Lucía Romano. El proyecto fue girado a la comisión de Cultura, y responde al expediente Nº 1484-D-2021.

“Entendemos que la vida religiosa es esencial para el pleno desarrollo humano de una persona y una dimensión transcendental de la vida”, argumentaron los legisladores firmantes. En este marco, consideraron la necesidad de que “desde el Poder Ejecutivo se adopten medidas, a los fines de facilitar las actividades religiosas con sus correspondientes protocolos sanitarios”. “Debemos garantizar a los ciudadanos la práctica de su religión, porque es un sostén fundamental para sobrellevar la vida en momentos tan duros y angustiantes como los que atraviesa la Argentina”, aseguran en otro tramo de los considerando del proyecto.

Por todo esto, exigen dos cuestiones para poder recibir a los fieles que necesiten atender sus necesidades espirituales. Una tiene que ver con aumentar la cantidad de personas que puedan participar de las actividades en espacios abiertos, hoy en día fijada en 10. Y a la vez, instan a confeccionar protocolos que permitan que los fieles puedan participar de ceremonias en el interior de las iglesias y templos.

Desde el DNU fijado por la Nación el 16 de abril, al que adhirió la Ciudad, no se realizan eventos de este tipo en los lugares considerados sagrados para las religiones, y se debieron trasladar a los patios. Sin embargo, durante los últimos 9 días y este fin de semana en que rigió confinamiento estricto, también se prohibieron estas últimas.

En el proyecto, los diputados porteños destacan que la Conferencia Episcopal del catolicismo y las instituciones evangélicas ACIERA y Parlamento y Fe hicieron referencia a la necesidad de contar con las celebraciones en los templos para sus fieles.

“Consideramos ineludible que el poder ejecutivo arbitre los medios necesarios para asegurar las actividades religiosas, se establezcan los protocolos que permitan realizar la práctica religiosa con los cuidados que el COVID-19 requiere”, cierran su pedido.