Flash

Avenida 9 de julio, el ancho camino que marca a la Ciudad

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Coloquialmente se dice que es la más ancha del mundo, y quien haya trabajado de cadete o se haya encontrado apurado al toparse con ella, sabe la dificultad de cruzarla de punta a punta. La avenida 9 de julio, en sus casi 4 kilómetros, es una traza que acompaña hace más de siete décadas la vida de la Ciudad de Buenos Aires. En ella se producen manifestaciones y festejos, y es atravesada diariamente por millones de personas para cumplir con sus obligaciones. Sin descuidar a los turistas, claro está.

La avenida 9 de Julio conmemora en su nombre al día de declaración de la independencia de la Argentina. Su construcción se decidió mediante la ley N° 8.885 , de 1912 pero se inauguró recién en 1937, bajo la presidencia de Agustín P. Justo. Su trazado original tenía cinco manzanas, desde Bartolomé Mitre a Tucumán.

Es la fiel acogedora del Obelisco, que fue levantado en la Plaza de la República en 1936 por obra del arquitecto Alberto Prebisch. Este, con sus 67,50 metros y sus 1800 toneladas es la postal clásica de Buenos Aires y uno de sus lugares desde donde se puede apreciar la magnitud de la tradicional avenida.

Pese a que no tiene una destacada extensión, el Obelisco no es el único punto destacado de su traza. Sobre ella también se sitúan edificio históricos como el Teatro Colón, reabierto en 2010 tras su restauración para su Centenario, el Edificio del Plata, en donde funcionó el antiguo Mercado del Plata y hoy oficia de sede del Gobierno porteño, o el famoso Edificio de Obras Públicas, hoy Ministerio de Salud y Desarrollo Social, que alojó a la antena para la primera transmisión televisiva del país, en 1951 y tiene la silueta de Eva Perón.

Cumple asimismo un rol clave para conectar el norte con el sur de la Ciudad, ya que une las dos terminales ferroviarias más importantes del país: Retiro con Constitución. Desde 2013 la recorre el Metrobus 9 de julio, que permitió un ordenamiento del tránsito en la zona, evitando un caos con las múltiples líneas de colectivo, y la línea de subte C recorre parte de su trayecto desde 1934. En sus dos extremos, empiezan o terminan dos autopistas: la Arturo Frondizi y la Arturo Illia.

Por su ubicación estratégica, en el corazón de Buenos Aires, ha sido escenario de innumerables actos políticos, culturales, sociales, cívicos o celebraciones deportivas. Allí se celebró el Bicentenario de la Revolución de Mayo en 2010, se dieron los cierres de campaña radical y peronista previos a las elecciones de 1983, del retorno de la democracia, tuvo un histórico recital gratuito Soda Stereo en el año 1991, se presentaron Daniel Baremboim y Zubin Mehta en 2010, y realizó una masiva misa el papa Juan Pablo II.