Flash

El Parque Rivadavia, el epicentro vecinal de Caballito

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Caballito es un barrio acostumbrado a los altos edificios y el fluido tránsito que presentan sus avenidas, amén de su vida comercial destacada y sus mercados. Sin embargo, a la hora de espacios verdes, también tiene lo suyo. El Parque Rivadavia, situado en la avenida homónima y Doblas, es el epicentro del encuentro vecinal. Confluyen allí miles de personas para pasar un lindo día al aire libre, hacer actividad física y recrearse con niños/as. A esto se suma la emblemática feria de libros y discos musicales antiguos, toda una referencia para la Ciudad de Buenos Aires.

El parque tiene una superficie de 6 hectáreas, principalmente de césped, en muy buen estado. A él se suma un pequeño lago artificial en uno de sus extremos, un imponente monumento a Simón Bolívar, un antiguo pozo de agua, un anfiteatro, una calesita y zonas de juegos de niños. Su perímetro es de 625 metros, y cuenta con 9 entradas. Desde hace casi 20 años, está enrejado, y no se puede acceder por las noches.

Vista aérea

Su historia

El lugar que ocupa hoy el parque pertenecía a la quinta de Ambrosio Plácido de Lezica, quien fue sobrino nieto de una figura relevante durante la Revolución de Mayo (Juan de Lezica y Alquiza). Cuando comenzó el Siglo XX, y había muerto el antiguo dueño de la quinta, su viuda decidió vender sus dominios territoriales para afrontar adversidades económicas, y se incluyó aquí a su quinta. Sin embargo, las negociaciones con la entonces Municipalidad no prosperaron, y esta decidió en 1928 expropiarla. Pasó hace 93 años a convertirse en plaza, que por su ubicación (años después llegaría el Subte A), fue muy destacada dentro de la Ciudad.

El monumento a Bolívar

Pese a que el espacio lleva el nombre de Rivadavia, el parque cuenta con un monumento al libertador Simón Bolívar, que fue realizado por el escultor argentino José Fioravanti. El mismo llegó una década después de que se constituyera el parque, hacia 1942.  Fue realizado en mármol, blanco formado por un arco de líneas rectas de 11 metros de altura y 22 metros de ancho, acompañado de una leyenda particular: A Simón Bolívar, la Nación Argentina. Debajo de ella se ubica la escultura ecuestre de Simón Bolívar, hecha en bronce, en el típico gesto del libertador.

El lago, por su parte, ya existía en la quinta, y llegó a tener gansos. En 2003 se incorporó una pista de patinaje, luego en desuso, el anfiteatro (donde hay muchos eventos infantiles fundamentalmente los domingos) y un canil. Dentro del parque hay también monumentos más pequeños que homenajean a la Madre y la Virgen de Luján, así como un mástil.