Flash

La Ciudad lanza un operativo para limpiar las escuelas tras la elección y garantizar el dictado de clases

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Cada vez falta menos para las Elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias del domingo. Las mismas se darán bajo un especial operativo para evitar que se produzcan rebrotes de coronavirus, mientras la situación sanitaria sufre un momento optimista a nivel nacional y en la Ciudad de Buenos Aires. A su vez, luego de tantos días sin clases, la gestión porteña tiene el objetivo de evitar que las escuelas estén cerradas el día posterior a la votación.

Ante este panorama, el Gobierno porteño llevará a cabo un operativo especial para limpiar las aulas y pasillos de las instituciones afectadas al comicio, y aseguró que el lunes 13 de septiembre el dictado de clases será normal.

El mismo tiene distintas etapas. Una es previa a la jornada de votación. Consiste de un relevamiento y preparación previa del equipamiento y puesta a punto del mobiliario urbano de higiene, fundamentalmente, instalando contenedores y cestos papeleros, junto al corte de pastos y limpieza de cazuelas en las zonas de los establecimientos. También se procede a un lavado intensivo y desinfección en todas las veredas y calzadas y frentes de las escuelas de votación, junto a un refuerzo del barrido.

El propio domingo de elección, está previsto llevar a cabo un refuerzo del personal con supervisores para garantizar el mantenimiento y las condiciones de limpieza en las periferias de las escuelas. Se estima que hay unas 900 escuelas afectadas a los comicios primarios en los barrios de la Ciudad de Buenos Aires. Estos espacios, adelantó el Gobierno porteño, serán debidamente higienizados y ventilados de manera regular. También, se realizará la limpieza y desinfección de superficies, picaportes, cuartos oscuros, pisos y baños antes, durante y al finalizar la jornada electoral.

Todo esto se repetirá desde la noche del domingo, cuando se retiren las autoridades y fiscales luego del relevamiento de los votos. Según adelantaron las autoridades, está garantizado el dictado de clases presenciales para el lunes 13. El mismo procedimiento se repetirá para las elecciones generales del 14 de noviembre.

Previamente, se había destacado el poco riesgo de contagio que trae implicado concurrir a votar, dado el casi nulo contacto físico que se tiene con otras personas y el corto tiempo en que se está expuesto a aglomeraciones. Sin embargo, para evitar cualquier posibilidad, el Gobierno de la Ciudad presentó un plan consistente en aumentar la cantidad de sedes afectadas a la votación, realizar las filas en espacios exteriores o la propia vereda de las escuelas y la disposición de elementos de higiene y seguridad en cada mesa. También aconsejaron no cerrar el sobre con el voto mediante la saliva, sino hacerlo con un pegamento o cinta.