Flash

La Ciudad busca reemplazar los parquímetros por el WhatsApp para controlar el estacionamiento

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Un clásico de las calles de la Ciudad de Buenos Aires, como son los parquímetros, tienen fecha de caducación. El Gobierno porteño tiene pensado reemplazar el histórico sistema de regulación del estacionamiento en las aceras por distintas aplicaciones tecnológicas, con el objetivo de facilitar el control y el uso. El proyecto fue dado a conocer en la última semana y si resulta aprobado, comenzaría a regir en el año próximo.

Según la iniciativa, el estacionamiento medido pasaría a estar controlado a través de WhatsApp, mediante Boti, que es el programa de asistente virtual que el Gobierno utiliza para distintos trámites. Además, otras plataformas como Mercado Pago podrían sumarse al programa, con el objetivo de hacer más sencillo el pago para aparcar los automóviles en la vía pública.

De todos modos, la iniciativa no está exenta de polémica, ya que amplía las zonas de cobro por el estacionamiento, hoy limitadas al Macrocentro y distintas zonas comerciales, a gran parte del territorio de Buenos Aires. Para ello, divide al mismo en tres partes, donde se distribuirán 80 mil sitios para poder dejar estacionados los autos. Los residentes, en tanto, contarán con un perímetro de 300  metros alrededor de su vivienda, dentro del cual no tendrán que abonar para colocar allí su vehículo.

“El sistema será 100% de gestión electrónica, con un pago de forma más amigable para los vecinos y la intención de generar un canal sin fricción con los usuarios. El Estado tendrá el control del mismo”, destacó Juan José Méndez, a cargo del área de Transporte en la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Se trata de un tema sensible, ya que las multas por mal estacionamiento representan el 32% del total de las que se realizan en Buenos Aires. Con el nuevo modelo, el propietario de cada auto dejaría constancia de dónde estacionó, con su respectiva patente, de manera que pueda procederse al cobro inmediato.

En el mismo sentido, el proyecto contempla que quienes observen un vehículo aparcado de manera errónea solicite la asistencia de una grúa a través de las mismas aplicaciones. Así, ya no habrá un “patrullaje” por parte de las mismas sino que se acercarán por petición de quienes pidan su intervención.

Para que la iniciativa oficial avance, la Legislatura debería al mismo tiempo derogarse la ley aprobada en 2016, que nunca llegó a implementarse y que tenía reparos por parte de distintas asociaciones vecinales y comerciales. Hasta ahora la Ciudad no confirmó cuánto costarán las tarifas.