Flash

17 razas de perros pasarán a ser consideradas “peligrosas” y sus dueños deberán registrar a los animales

No a la Dictadura sobre los Contenidos

Todos los contenidos que publica Comunas Porteñas son de carácter propio, elaborados y trabajados por nuestros periodistas, si una nota tiene un mismo tema y/o aparece en otro medio no quiere decir que todas esas notas sean copiadas y pegadas, es una falsa acusación, persecución y un uso indebido de poder sobre nuestros derechos.

Este lunes 14 de junio se produjo un importante cambio en lo referido a la cuestión mascotera, que tiene mucho peso en una Ciudad de Buenos Aires donde hay fuerte presencia de animales domésticos en las viviendas. A partir de esta jornada, 17 razas de perros pasarán a considerarse “peligrosas”, de acuerdo a lo referido por la Ley porteña Nº 4078, sancionada hace 10 años en la Legislatura porteña.

En ese marco, se creó un “Procedimiento de inscripción en el Registro de Propietarios de Perros Potencialmente Peligrosos”, que obliga a los dueños de estas mascotas a cumplir con una serie de obligaciones si se desea no estar en infracción respecto a lo referido por la normativa. El objetivo de la ley, precisó el texto, es “preservar la vida y la integridad física de las personas y otros animales”, ante episodios de mordeduras, de distinta gravedad, ocasionados por estos perros.

Entre los cambios, se exige que estos animales tengan una chapa identificatoria, que de cuenta del nombre del dueño y el número de inscripción que ese can tiene en el registro antedicho. A su vez, será obligatorio sacarlos a la calle con bozal y correa corta y tener al día la vacuna contra la rabia. A su vez, a los dueños se les solicitará que posean un seguro de responsabilidad civil que cubra los gastos de los daños o lesiones que puedan causar sus perros.

Según la ley 4078, las 17 razas de perros peligrosos son: pit bull terrier, staffordshire bull terrier, american staffordshire terrier, dogo argentino, fila brasileño, tosa inu, akita inu, doberman, rottweiller, bullmastiff, dogo de burdeos, bull terrier, gran perro japonés, mastín napolitano, presa canario, ovejero alemán y cane corso.

Estas estarán comprendidas bajo lo que fija el texto, pero cualquier perro cuyo peso supere los 20 kilos y tenga un perímetro torácico entre 60 y 80 cm, gran musculatura y fuerza de mordida, correrá mayor riesgo de provocar daños al morder que uno que no alcanza estos parámetros, según precisó Carolina De Sande, titular de la Unidad de Coordinación, Sanidad y Tenencia Responsable de Mascotas que depende del Gobierno de la Ciudad.

La funcionaria agregó que esta política busca prevenir las mordeduras de estos animales, por los que “a todos los inscritos en el registro le vamos a ofrecer un curso de capacitación de tenencia responsable”. La inscripción se debe tramitar vía web mediante el Sistema Tramitación a Distancia (TAD) dentro del portal web del Gobierno porteño.

De acuerdo a los artículos 1757 y 1759 del nuevo código civil, el dueño es responsable por las mordeduras de su perro, o cualquier otra mascota. Solo podrá eximirse de responsabilidad si intervino un tercero, caso fortuito o hubo culpa de la propia víctima. La responsabilidad por daños por mordedura de perros sigue siendo objetiva y poco puede hacer el dueño para eximirse, o evadir esa responsabilidad.